REVISTA EL SORDO

Escalafandra – Capítulo III (Segunda Parte)

1-black2

 

Para ver la historieta en tamaño completo hacer click sobre la imagen siguiente.

2-black2
3-black2
4-black2
5-black2

ESCALAFANDRA
(Chismes, leyendas, cuentos y barullos de una nueva época dorada del tango)

Ilustración: Lucía Vera
Texto: Juan Seren

Black y la máquina del tiempo.

CONTINUACIÓN….

CUADRO 1

1995; con la segunda llegada de Menem al poder, llega la devaluación, la privatización, la baja producción nacional y unas cuantas otras porquerías del momento. Por alguna o por todas estas razones, muchos frigoríficos comenzaban a cerrar sus puertas. Eso mismo ocurrió con aquel en el que mantenían congelado a Black. Hacía ya un tiempo que se habían olvidado de su presencia y dada la malas circunstancias, al apagar definitivamente los motores de la cámara frigorífica, descongelaron sin darse cuenta al cantor, despertándolo así de un inmenso reposo involuntario.

CUADRO 2

Sin hacer mucho barullo, el hombre se retiro de aquel sitio del mismo modo que ingreso durante aquella madrugada del 59 cuando planeaba realizar una presentación en una falsa fiesta de carniceros y término quedándose imposibilitado de sus sentidos. Balbuceando algunas palabras, confundido, camino por el frigorífico hasta lograr dar con la calle. Los hombres que sacaban los últimos elementos de valor del lugar, lo dejaron ir, tomándolo por un trabajador que se había pasado de siesta entre los helados costillares vacunos. Salió aturdido, a paso lento pero como si nada le hubiese pasado; ni si quiera el tiempo.

CUADRO 3
Decidido a continuar su búsqueda musical, supo responder al momento y en su respuesta encontró de todo; con Los Amados recupero al bolero, con Araca París reconoció al rock pero con el tango, y creyéndose en otra etapa de su propia historia, intento nuevamente comunicarse con el fallecido Crespi para volver a cantar las obras del maestro.

CUADRO 4
Pero al marcar el número de teléfono, y como era de esperarse, Crespi no lo atendió y si lo hizo el guitarrista Christian Huillier, quien aprovechándose de la buena fe del torcán, decidió engañarlo, haciéndole creer que estaba en plena comunicación con su mismísimo descubridor. De esta manera, y sin perder la oportunidad, lo invita a participar de su agrupación.

CUADRO 5
Jacinto Berman, milonguero de ley y arrepentido por la misma causa, asegura que Black jamás nació en tierras cubanas ni vivió durante 36 años encerrado en un frigorífico. Para Jacinto, Black es un cantor como tantos otros que no debería tener lugar en esta nueva época dorada del tango. Ante nuestra insistente discrepancia y posteriores repreguntas el hombre, ya ofendido por nuestra presencia, sin titubear nos cerró la puerta en las narices. Luego de dicha falta de argumentos, tras averiguaciones pertinentes, supimos que Don Bergman había sido un importante empresario de la industria discográfica en los tiempos de Frondizi.
Contaba con su impecable traje blanco y sus zapatos brillantes, con la sonrisa llena y un dejo de nostalgia en sus ojos, aquella mañana menemista, cuando partió de su lento letargo escapando de aquel frigorífico entre la impenetrable penumbra. Lo llamó el camino, luego el río y ahí se fue, cantando como si el verano anterior lo hubiese atendido al teléfono el maestro Crespi, o como si el tango todavía tuviese quien le escriba para que él lo siga cantando como en otras épocas pero en estos tiempos.

Sección Escalafandra completa